arduo

Cuesta tanto a veces, desnudar una palabra. Arrugarla, quitarle los tonos y los ritmos, deshilacharla. Abandonar el revoltijo de hilos, sentarse y esperar a que renazca con algún sentido.

Comentarios

Entradas populares