Follow by Email

Páginas

23 abr. 2013

alunada, aliterada


Tardé un rato en darme cuenta de que el insomnio era causado por la luminosidad de la luna que languidecía amarilla sobre una escultura plateada incrustándose sobre el agua.
Mujer de brazos abiertos, lunática creación luminosa, marcando la hora del abrazo, llamando por igual a ángeles y fantasmas, diosas y demonios. Fuente, flama, furiosa obstinación de ocaso en la madrina de todas las madres.

19 abr. 2013

perpleja



Estallan los geranios. Los peces saltan encantados de verse reflejados en el agua durante unas milésimas de segundos, los cormoranes bucean y triunfan, las ovejas y las cabras se han reproducido, los antiguos torrentes se han convertido en selvas. Entre tanta exuberancia se disipan las ideas, todo se funde en esa creación perpetua y se va hundiendo como las raíces silenciosas, en la oscuridad de la tierra.
Me he quedado sin palabras


5 abr. 2013

nada serio


La bacteria había estado soportándolo desde la sofisticación del microscopio, harta de verlo meterse en su historia y la de sus antepasados, siempre investigando sus hábitos alimentarios y hurgando en todos los posibles entornos donde  pudiera reproducirse. Ella ahora también lo miraba, veía una montaña color piel (el dedo índice) moviéndose del teclado al mouse, del mouse a las gafas, de las gafas a la lente y otra vez a las gafas.
Nico se quedó helado cuando le avisaron que habían ingresado a Jorge en estado de coma, parece que se había desplomado en el laboratorio mientras trabajaba. Dio algunas vueltas con el teléfono en la mano y salió para el hospital cuando pudo reaccionar, al llegar ya estaban allí sus amigos, uno lloraba y los otros pensaban por dónde empezar a moverse, Jorge había muerto unos minutos antes.
Nico quiso saber más, cómo había sido, si habían arriesgado algún diagnóstico al examinarlo.
-- Vete tú a saber – respondió Carlos  -- dicen que tenía el bicho.