23 jun. 2019

ellos


De ellos sólo he pretendido abrazos y sonrisas
hoy los han convertido en los culpables de todo
las bellas durmientes mutaron en brujas
cuyo deporte favorito es acusarlos
Ellos han comenzado a encontrarse entre ellos
a entenderse y a amarse
a buscar la pasión en los ojos del otro
aún los que vuelven a casa por las noches
a un simulacro de familia tipo
los que buscaban a las chicas
ya se han extinguido
No sé si es una pena
o son los nuevos tiempos
sé que he tenido la suerte
de disfrutar aquellos días
en que me regalaban flores y poemas
me abrazaban bajo la lluvia
me alimentaban el alma
me querían.


2 jun. 2019

indeleble

Nuestra historia ha sido
lo mejor de mi vida
un corto viaje en tren
y la luna dorada
irrumpiendo por la ventanilla
Lo demás
es sólo un resplandor sin sustancia.

23 may. 2019

titulares

Un delfín quiere sexo con bañistas en Francia. Una mujer muere en Colombia luego de cinco horas de sexo ininterrumpido. Por cierto, ya me he detenido en otra ocasión en el tema delfines, porque como los humanos, también practican el sexo lúdico. Según los estudiosos de la conducta humana, las cuatro actividades que más felicidad aportan son gratis:practicar sexo, hacer ejercicio, escuchar música y charlar. La que más, con mucha diferencia es practicar sexo. Entonces ¿por qué se  ha intentado engañar siempre a la gente para que no sea feliz? A ver si los conspiranoicos tienen razón con aquello de que esto es una granja y la felicidad de los individuos no entra en los planes de los granjeros. El hecho de que la práctica del sexo por placer haya sido tabú durante siglos, podría ser un buen ejemplo de la esclavitud y el engaño.

6 may. 2019

morir


Como lo hacen en Bután, cada día me tumbo un rato a ensayar la muerte. Me tiendo sobre el suelo de la terraza con los pies al sol y me imagino que voy muriendo, entregada a las burbujas de luz que vienen a mi encuentro, qué placer. Nunca más sufrir por desengaños afectivos, ni visitar al dentista. Abandono este cuerpo, qué maravilla. No tener que volver a levantarme cuando no tengo ganas, no volver a cepillarme los dientes muerta de sueño, ni limpiarme las orejas con bastoncillos, ni depilarme nunca más. No tener que escuchar los millones de estupideces que dice la gente por no estar en silencio, ni tener que abstenerme de responder para no caer en la nada reinante. No taparme más los oídos ante las voces agudas y estridentes, ni escuchar los ladridos de  perros encerrados en hogares neuróticos. Que no vuelva a picarme la espalda, ni a dolerme la cabeza, ni la barriga. No tener que hacer compras, ni colas en la caja del supermercado. Auténtica felicidad.
Por otro lado, ya no habrá charlas con los amigos, no más música, poesía, ni más amor terrenal, ni abrazos a los que amo. No habrá más atardeceres en la playa, ni viajes aventureros, ni pisar las hojas en otoño. Aunque estoy segura de que el amor existe en otros planos y galaxias, el amor no tiene cuerpo ni nombres. La música existirá también en otros universos.
Si nadie escapa al destino de sombra, qué mejor que estar listos. Despegarse de todo, deslizarse, flotar. ¿Qué gusto tendrá eso que llaman muerte?





27 abr. 2019

tarde


Me he cruzado en la calle
con un hombre mayor
y mirada de joven
supe que era alguien del pasado
y de otro territorio
diluido en un agujero de tiempo
ese trozo de alma que anduve buscando
mientras ambos seguíamos atrapados
en un mundo confuso
Y también supe
que ya no existe un hueco
donde quepamos los dos.

21 mar. 2019

estreno



La noche huele a pinos y a jazmines
la expectación asciende
como un suave cosquilleo entre las piernas
y en un instante
la eternidad que estalla
en húmedas esencias
pieles  ungidas
con la avidez que segregan otras pieles
lenguas urgentes
frenéticos reflejos de órganos misteriosos
que destellan eléctricos
entre jadeos discretos
y palabras que suenan como insectos.


16 mar. 2019

una vez


Mi piel se alimenta de sus manos
de su presencia líquida
de  su boca tan suave
puedo ver el deseo quemándole los ojos
un mundo de moléculas se encienden
y  juegan a acompasarse
un diálogo lento y poderoso
hasta que todas se lanzan
hacia la pequeña muerte
en una danza honda
Y volvemos a ser extraños

21 may. 2018

abulia



Despierta, deambulando entre las sábanas

bebiéndome el silencio

con la memoria repleta de tatuajes

un rayo de polvo luminoso

se instala entre el techo y los zapatos

una migaja de sol visitando la sombra

que hace resplandecer las telarañas

El mar dormita en un ensueño sereno

escoltado por los árboles desnudos

cómo habitar la vida

cómo llenar este invierno interminable.

11 abr. 2018

vacío

Se ha tambaleado el universo

se han parado las olas

se ha derretido el hielo

y se han congelado las esperas

El mar se transformó en una gran mancha de aceite

las lágrimas inundaron

todas las esquinas

se han colado entre los pliegues del silencio

los ahogos sonaron como truenos

luego la noche

luego un mundo donde vuelves a existir

El vacío.



1 ene. 2018

enumerando

Me desperté a las 3.33. Dicen es un mensaje de los ángeles, significa que están cerca, para asistirme, además simboliza la trinidad, cuerpo, mente y espíritu que se unen para la evolución del alma. A  ver. Se me ha ocurrido sumar las tres cifras, obteniendo  un 9, un número activo como número impar y masculino, a su vez es receptivo, en el Tarot le corresponde al ermitaño, el sabio ambivalente que se recluye y si la situación lo requiere, puede caminar hacia atrás, El número 9 anuncia el final de la escala de una cifra y el comienzo de la de dos con el 10, el número de Dios. Recuerdo que soy un 5 en la numerología, necesito  la libertad, la aventura, un número de cambio constante que en el Tarot está representado por el Papa, enlazador de mundos, el que ha dominado el plano de la materia, las emociones y el intelecto. La verdad es que también yo enlazo mundos, cada año, vivo siete meses en el hemisferio norte y cinco en el sur, así que lo de enlazar mundos se me da bastante bien. Por otro lado, el papa es un puente, un lugar de paso y aprendizaje,  podría decirse lo mismo de mí, la gente pasa por mi vida de camino a algún sitio y por regla general se lleva algo aprendido, creo. Entre operaciones y conjeturas se me hicieron las  siete de la mañana. Siete meses en el norte, las siete horas, se va repitiendo el siete, que simboliza el buscador...
Caí en la cuenta de que no había dormido más que tres horas y salí de la cama de mala leche.

ellos

De ellos sólo he pretendido abrazos y sonrisas hoy los han convertido en los culpables de todo las bellas durmientes mutaron en brujas...