Follow by Email

Páginas

16 ago. 2011

la isla de la abundancia

Aunque no está donde todos la buscan.
No en los barcos de señores poderosos que secan con combustible y basura la posidonia. No en los sitios glamurosos donde se pavonean los famosos y los séquitos de muñecos que les adoran. No en la noche donde pierden las neuronas los jóvenes y los que no lo son se juegan las pocas que aún conservan. Tampoco en las playas abarrotadas, ni en las tiendas donde una camiseta cuesta tanto como un diamante. Nada más que un conglomerado de vacío.
La abundancia de la isla está en las higueras rebosantes que invitan al caminante a comer hasta que los labios se hinchen, en los melones, los más sabrosos del mundo, que crecen amarillos al costado del camino, en las datileras y las yucas, que pintan de amarillo los campos, en las vides preñadas de oscuro. En los innumerables bosques que derrochan flora mediterránea. En los aromas de romero, enebro, dama de la noche. En la luz de la luna derramada sobre los pinos y la piedra. En los senderos que parece que no llevaran a ninguna parte cuando en realidad esconden el tesoro.

2 ago. 2011

asia

Aturden los efluvios del incienso
y todas las fragancias
hojas verdes de té
canela y jengibre
oraciones que llegan
desde lo alto
llamadores al viento
senderos tapizados
de hábitos naranjas
frutos madurando en los altares
desnudos pies
que pisan el silencio
la nieve que se funde
en un sol ensangrentado
La vida que pasa por ahí
sin accesorios
ojos rasgados en misterio
inventos milenarios
reverentes sonrisas
Princesas y dragones
viviendo en valles de obscenas armonías
danzando con sonidos imposibles
mamando del venerable pecho.