Follow by Email

Páginas

29 ago. 2013

manos

Deben ser pretextos, pero ponerme a escribir en verano, más allá de lo estrictamente laboral se me complica.
Así, mientras miraba ir y venir las manos de aquellos que recogen de la playa todo eso que nadie debería olvidarse de arrojar a las papeleras, he decidido poner yo también manos a la obra y acceder a este blog. 
Esta tarde ha venido a verme Bruno, necesitaba un masaje y calor local, estaba más contracturado y guapo que nunca. Me olvido del mundo cuando él se tumba en la camilla, para adueñarme de su espalda y disfrutar, él también parece que disfruta aunque por momentos la cara se le contraiga por el dolor, mis manos viajan desde la cintura hasta los hombros, desde los hombros hasta los brazos, desde los brazos hasta los dedos, aprietan sus músculos mientras le dicen que me encanta, rozan una y otra vez la pequeña cicatriz que tiene en mitad de la escápula, me inclino sobre su cabeza para estirar la nuca y al masajear el cráneo me inunda la fragancia de su pelo, es un olor familiar, íntimo, mis células reaccionan a sus feromonas y dejo que los dedos se pierdan entre la mata. Al darle la vuelta recorro con gusto toda su cara, la frente, las orejas, la mandíbula. Antes de despedirnos miramos un rato el mar, no hablamos, total para él soy sólo un par de extremidades superiores, tal vez no esté enterado de que tengo orejas. Se marcha radiante, me quedo con las manos tensas, pensando en el abrazo que jamás nos daremos y colmada.
Cualquier excusa es buena para ser feliz.


18 ago. 2013

sapiens

Algunos nos hemos preguntado muchas veces qué sentido tienen los sueños.
Y es tan obvio que desnuda la neurosis de la que se alimentan nuestras almas.
Para qué van a estar sino para salir por un rato de este extraño útero donde
flotamos, donde sólo hemos aprendido a imitar y hemos crecido imitando, la
postura, el movimiento, la violencia. Y vivimos imitando, como nuestros primos
los mudos, pero más pretenciosos, más torpes. Eso sí, dueños de la palabra.
Burdos imitadores de un icono en desuso, que habla cuando nadie lo escucha
y se mueve sólo cuando no lo ve nadie.


11 ago. 2013

reciclaje


He recuperado mi casa después de tenerla alquilada un par de semanas, vuelvo a deambular  feliz, desnuda y descalza. Gipsy  King canta en el hotel de aquí al lado, desde donde llega la fuerza de su voz y el palmeo flamenco. En la nevera encontré una botella con un poco de vino catalán, lo dejaron los inquilinos japoneses que se han ido ayer, me serví  media copa, le eché un poco de limonada y resultó un tinto de verano, es la misma marca que compraba cuando vivía en Barcelona y comenzaba a enrollarme con David, luego me pareció un mal vino, al tiempo que David dejó de atraerme y decidí no comprar más productos catalanes, algunos de los cuales comenzaron a caerme gordos por fanáticos. Quizás la parejita que habitó mi casa habrá bebido este vino encantada, tal vez tengan que pasar años para que comiencen a ponerle pegas al recuerdo del tinto del Penedés, cuando ella posiblemente recuerde que durante la cena él habló tres veces con su madre por el móvil, o que después de esa noche maravillosa, el amante despertó con mal aliento y mantenga ese dato como el principio del fin, o  quizás sea él quien la inmortalice con horror como la noche en que ella buscaba en la cocina palillos para mondarse los dientes, o que fue entonces cuando la descubrió fingiendo un orgasmo. Y sin hilar tan fino, se podría  pensar que alguno de los dos o ambos, recordará esa velada con nostalgia de cuando eran hermosos y despreocupados.

De quién o de qué tenemos nostalgia? Quizás echamos de menos las ilusiones, ilusiones de cosas importantes o tonterías que nos han hecho ilusión en su momento. Por ejemplo Gipsy King, cuando lo escuchaba y bailaba con sus canciones allá en el Atlántico sur, era para mí impensable que algún día lo disfrutaría en vivo tumbada en el sofá de casa, y sin embargo cada jueves está aquí metiéndose en mi vida a la hora de la cena. Aún con esta cotidianidad, el grupo gitano no ha perdido para mí la magia (sólo que al escucharlos hoy tal vez eche de menos la época en que los escuché por primera vez) en cambio sí lo han hecho los catalanes y David. También podríamos sentir nostalgia de la solidez de algunas ilusiones que para otros permanecen intactas, mientras caducan con celeridad en nuestro micro mundo.


Hace algunos días descubrí que me gusta Bruno, por jugar, porque es muy, pero muy guapo y porque hasta ahora nunca tuve un rollo con un tío casado (si lo he tenido no lo recuerdo o no me enteré en su momento) y me apetece probar algo diferente, y por una vez no tener que escuchar la frase de que podríamos pensar en compartir algo más que los ratos libres,  si él mañana se enamorara de mí al punto de querer pasar a mi lado más tiempo del que implica algún encuentro furtivo, le sugeriría volver rápidamente a su casa. Quizás ya esté sintiendo nostalgia de Bruno, que no está enterado de mis intenciones de enrollarnos.

3 ago. 2013

sunset

Una cama deshecha y un corazón quebrado
un paisaje dibujado tantas veces
gotas entre los pliegues azules de las sábanas
los rayos  de un sol que no quiere apagarse
hay que mover el tiempo
para que vuelva a ser cualquier día menos hoy
Una cama deshecha y la nevera vacía
el sonido de un saxo 
que se eleva hasta clavarse en la garganta
y no callará mientras sigan los aplausos.
  

2 ago. 2013

agosto

Ya lo dijo Einstein, el tiempo no existe tal como nosotros creemos entenderlo, además de ser relativo, un día pueden ser años en otras dimensiones y un mes puede perderse como se pierden segundos mientras miras fijamente el reloj o mientras te cepillas los dientes. Las higueras que siempre en julio rebosaban de color morado, aún tienen los higos verdes, otras aún no tienen frutos, los días van acortándose sí, pero dónde habré estado mientras las noches y los días pasaban como bólidos. Es como si se  hubiera abierto un mes de instantes entre instantes y algo se hubiera escapado por otra dimensión, como si el mes se hubiera traspapelado o algo me hubiese abducido para, al cabo de un rato, lanzarme sobre agosto.