Afuera la tormenta, que se vuelve más áspera minuto a minuto. Las gotas heladas dirigidas por el viento son como estalagmitas. Lluvia y viento furiosos, la naturaleza recordándole a todo aquel que anda por la calle, el sitio que ocupa en el planeta. Los golpes del aire, como bombardeos, hacen estallar cristales, arrancan árboles, derriban postes.
Dentro el calor. Una taza de té humeante y el sublime crujir de una tostada.
Dentro el té, con cada sorbo, la esperanza.

Comentarios

Entradas populares