30 ene. 2011

demonios

Hacía un tiempo que le veía colas a la la gente, al principio eran como sombras serpentinas detrás de ellos, luego fueron definiéndose al punto que un chico pasó a mi lado arrastrando una larga y contundente cola. Pensé que podría tratarse de disfraces o de alguna extensión impuesta por la moda. No las asocié con ellos hasta varias visiones después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...