enumerando

Me desperté a las 3.33. Dicen es un mensaje de los ángeles, significa que están cerca, para asistirme, además simboliza la trinidad, cuerpo, mente y espíritu que se unen para la evolución del alma. A  ver. Se me ha ocurrido sumar las tres cifras, obteniendo  un 9, un número activo como número impar y masculino, a su vez es receptivo, en el Tarot le corresponde al ermitaño, el sabio ambivalente que se recluye y camina hacia atrás, El número 9 anuncia el final de la escala de una cifra y el comienzo de la de dos con el 10, el número de Dios. Recuerdo que soy un 5 en la numerología, necesito  la libertad, la aventura, un número de cambio constante que en el Tarot está representado por el Papa, enlazador de mundos, el que ha dominado el mundo de la materia, las emociones y el intelecto. La verdad es que también yo enlazo mundos,  cada año, vivo siete meses en el hemisferio norte y cinco en el sur, así que lo de enlazar mundos se me da bastante bien. Por otro lado, el papa es un puente, un lugar de paso y aprendizaje,  podría decirse lo mismo de mí, la gente pasa por mi vida de camino a algún sitio y por regla general se lleva algo aprendido, creo. Entre operaciones y conjeturas se me hicieron las  siete de la mañana. Siete meses en el norte, las siete horas, se va repitiendo el siete, que simboliza el buscador...
Caí en la cuenta de que no había dormido más que tres horas y salí de la cama con mala leche.

Comentarios

Entradas populares