18 jun. 2011

querido diario

Los tórridos mediodías generan clarividencia, pensé en la bruja y llamó, hablamos de lo que había pensado que hablaríamos. Recordé cosas de la infancia, estados y sensaciones de claridad y proyección durante las siestas estivales. Luego en el chat
irrumpió mi primo desde muy lejos y me regaló un montoncito de recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...