sustancia

Despertar tiene un punto gelatinoso, ese estado en que los pensamientos  aún no se han vuelto imágenes y conservan el misterio de la abstracción, cuando el cuerpo se confunde con las sábanas y la mente es un revoltijo de información confusa, pegoteada. Un estado similar al que se encuentra el gusano, envuelto en babas antes de transformarse en mariposa. Todo es pegajoso en la naturaleza, la semilla germinando en la tierra lodosa, los crocantes manjares que acaban en un bolo blanduzco dentro de nuestras vísceras resbaladizas.
Nosotros mismos, que no somos más que el producto obtenido de la mezcla de dos viscosidades.

Comentarios

  1. Somos sustancia con vida, camino del vertedero: viscosidad en tránsito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares