juego

Ella lo buscaba en el campo, él la buscaba en la playa, ella iba a dar vueltas por los alrededores de donde él vivía, él bajaba a las playas cercanas a la casa de ella, pero sin acercarse mucho, como no queriendo cometer brusquedades, ella quería que él la buscara pero suponía que no se le ocurriría salir de su entorno campestre. A veces, por la noche hablaban por teléfono y él le decía que había ido a tumbarse sobre una roca de su vecindario, ella no siempre le decía por donde había deambulado, pero en esas charlas salía a la luz que los dos se andaban buscando, aún así el abismo seguía en medio. Y no es que tuvieran demasiadas ansiedades, más bien la parsimonia resignada de los que saben que las decisiones nunca están en sus manos.

Comentarios

Entradas populares