convivencia

Es la hora en que comienza
el solemne vigilar de las gaviotas
después de la frescura del último vuelo
dentro de mí
es la hora en que se agita la otra
la que aún ruge
a las figuras con que inventa tu recuerdo
la que se retuerce envenenada
por  beber tu silencio gota a gota
asimismo es la hora 
en que el jaguar  se despierta
y lame entre mis piernas 
las huellas de tu sombra.


Comentarios

  1. Hay versos magistrales, de esos que apetece robar y lo impide la conciencia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Una fuerza habita tus palabras escritas en la oscuridad de la noche

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares