Follow by Email

Páginas

10 jul. 2015

zoo

Entré a la cala por las rocas, metí un pie en el agua, apoyándolo en una piedra cubierta de anémonas con intención de lanzarme a nadar, pero algo me cogió el pie y se enlazó en mi tobillo, un pulpo que no parecía querer soltarme, me miraba con los ojos bien abiertos y aparentaba sonreírme, simpático. Me quedé un rato sintiendo el abrazo de los tentáculos hasta que nos despedimos antes del chapuzón.
La única hamaca libre, estaba encerrada entre un par de sombrillas, muy cerca de  una pareja tumbada sobre dos toallas, Necesitaba leer mientras trabajaba, por lo cual me senté ahí. Él estaba en plan relax total, recién se conocían, tal vez habían ligado el día anterior, ella resonaba como una cotorra en constante cacareo, mientras me acomodaba y cogía el libro y las gafas, me enteré del pleito con su ex marido por el piso donde vivían y que por supuesto ella defendió a cal y canto, habló de los entresijos de su hipoteca, de la estafa emocional sufrida durante años, de cuanto paga de luz según que mes, del tironeo de ambos padres por el niño. Todo esto se lo contaba a diez centímetros entre una cara y la otra, sentada en la toalla de al lado, inclinándose un poco sobre él, que mantenía los ojos cerrados la mayor parte del tiempo, quizás para no marearse con tanto ademán o tal vez intentaba dormir. A ella le daba igual, no podía dejar de escucharse.
Al cabo de un rato seguía sin poder concentrarme, el ruido era perforador, se me escapó un joder un poco alto, ambos me miraron durante medio segundo, ella siguió. En un momento, en que paró para respirar, él quiso abrazarla intentando atraerla hacia su toalla, pero ella rehuía el abrazo, dijo no cuando él mencionó la palabra cariño, que... no estoy yo mucho para eso, y continuó con una retahíla  de medidas preventivas para no engancharse con nadie, que no tenía tiempo. Él insistió, que si unos mimos nos vienen bien a todos para relajarnos, cerré el libro y me metí de lleno en el cuadro de las toallas. El chico no estaba mal, la cabeza rapada le daba un toque intelectual, hablaba en un tono agradable, con acento rioplatense
Me deja perpleja pensar cómo semejante cacatúa había ligado con un tío aparentemente potable y ansioso de mimos. Y yo, que llevo en mí a un hada grácil y sensual, no ligo nada mejor que un pulpo y cuando lo hago, son raros ejemplares que no están en plan de pasarla bien, sino de guarecerse bajo la protección de la doctora amor y llorar sus desventuras. Me sentí hermanada con él, al parecer, los dos buscamos el disfrute por análogos senderos errados. Ambos pagamos un rato de sexo con interminables horas oreja. Se me ocurrió que si nuestras miradas se cruzaban otra vez, podría encontrar la manera de sugerirle que dejar a su disonante compañera e invitarme a mimos, prometía ser divertido. Él intentó hablar de la luna llena, un lunático, como yo misma, un alma gemela. Lo amé, amé su rostro inexpresivo y su hambre de contacto humano; su deseo, su impulso de arrancarle caricias a la vida, eran también míos. El sexo impera bajo el sol de julio, ese tío y yo rezumamos sexo, sus feromonas y las mías eran un todo. Empecé a hiperventilar, el aire se me atragantaba en algún sitio, pensé en el amante distante que en algún momento de su día, me desea, me mudé a la dimensión de nuestros furiosos encuentros. Si este calvo intenso me mirara.
Pero no volvió a mirarme, a pesar de estar en frecuencias acordes, su ser discurría entre intentar dormir o convencerla de que calle y se pegue a él.

Ahora, si todos somos un fractal de un todo infinito ¿en que recónditas memorias de otras vidas, mora la pájara que también es parte de mí? ¿Qué podía hermanarme con ella? A cuántos cerebros habrá calcinado esa parte, en otro tiempo?

2 comentarios:

  1. Jajajaja, me encanta como has contado la escena de la cacatúa y el calvo. Me la imagino tal y como la has dibujado con tus letras. Y bueno, un abrazo... es un abrazo, después de todo. Más suerte para la próxima vez, cuentera.

    Mil besitos, para tu sábado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, compañera!!
    Sí, no estuvo mal el abrazo, ja ja.

    Besos, guapa!!

    ResponderEliminar