el baile

La isla desnuda arde. Desde una ventana veo crecer el humo con forma de árbol, inflándose hacia la amenaza. Cierro la cortina y me asomo a otra ventana, desde donde llega música de pasodoble. Un grupo de viejos baila con frenesí propio de los que nada esperan, ajenos al incendio de la tierra. Anacrónicos, inoportunos, maravillosos. Por nada del mundo se perderían este baile, tal vez el último.

Comentarios

Entradas populares