por narices

De la infancia llega el olor de la casa de los abuelos, a mañanas de café y tostadas y tardes de flores que el viejo compraba en los viveros japoneses:clavelinas, geranios, begonias.
De la adolescencia el pachuli, la maría, las cabelleras de los chicos guapos que olían a champú de almendras.
De la juventud el de la fuga al mar, el olor iodado de la costa, a los senderos de pinos, a cremas de coco, al halo sudoroso del bronceado.

Comentarios

Entradas populares