¿para qué narrar?

¿Para qué recordar?
No hace falta hacer memoria, esos momentos están siempre ahí. Si no los echo fuera, no habrá más personajes que esa niña sin ángeles, que aún espera que alguien la recoja.

Comentarios

Entradas populares