17 jul. 2011

¿para qué narrar?

¿Para qué recordar?
No hace falta hacer memoria, esos momentos están siempre ahí. Si no los echo fuera, no habrá más personajes que esa niña sin ángeles, que aún espera que alguien la recoja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...