30 dic. 2011

nochevieja

El 2011 me ha dejado huérfana por varios sitios, me ha reflejado en un espejo amargo, me ha traído en su estreno, un dolor profundo y algún palo. Y al final me ha dejado el sabor del trabajo hecho. Me ha enfriado algunos sueños, le ha quitado el moho a otros.
Siguiendo la rutina de todos los años, esta última noche esquivaré alguna invitación y brindaré con las ausencias. Salud

2 comentarios:

  1. igual me paso, pero he entrado nuevas oportunidades de ser feliz, dirían nuestros maestros y sabios ancestros UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

    ResponderEliminar

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...