los mapas del deseo

Repartí mis pasiones sin discriminar
entregué mis caricias
desparramé jadeos
entre pieles amigas y entre pieles hostiles
embebida en los fluidos  
de cuerpos que tal vez ni he mirado
arrebatada bajo soles en calma
y caminos de lunas naranjas
he planeado libre sobre músculos tensos   
presa de  hermosuras despóticas  
aferrada a cadenas voluptuosas
Después de todo lo vivido
la espesura del ensueño acabó penetrándome.


Comentarios

  1. Cuando el mapa te lleva hacia pieles hostiles, la ruta elegida era la errónea: es hora de rectificar. ¡Notable!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Excitantes mapas, ¿hay navegadores para instalarlos en las vidas ajenas?
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. La felicidad, es leer vuestros comentarios.

    Abrazos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares