6 jul. 2010

por mar

Una canoa se desliza hacia la bruma
aquel bote regresa con las redes vacías
una piragua traza una recta plateada
el cayuco hace crujir los guijarros
al acercarse a la costa
el chico espera sobre la arena
como hace una década lo hacía
otro como él sobre una roca
con los rizos envueltos
en geografías caprichosas
aguas hipnóticas bajo las llamas de la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...