16 nov. 2012

in cestus


Tendré que
que aflojar nuevamente las urgencias
aterrizando sobre muslos casuales
que engañar la obsesión  
las torrenciales ganas de esa piel
por la que una y mil veces moriría
jamás habrá de humedecerse entre mis dedos
nunca saciará este ansia inagotable
inenarrable hambre
que  habita en mí
desde que mi primera célula vio luz
en su caverna acuosa.

4 comentarios:

  1. hermoso poema , te deseo un buen viernes

    ResponderEliminar
  2. un buen propósito se adivina entre tus mitocondrias

    ResponderEliminar
  3. qué introducción tan buena. me ha gustado todo el poema pero ese aflojar urgéncias golpea fuerte.
    un saludo.

    ResponderEliminar

abulia

Despierta, deambulando entre las sábanas bebiéndome el silencio con la memoria repleta de tatuajes un rayo de polvo luminoso se instala entr...