inicio

Con tímido fuegos y ruidos que escapan de algunos edificios para acabar perdiéndose en la humedad de la noche, comienza el año. Brindis de compromiso, deseos ficticios y reuniones impuestas en muchos lugares del mundo, silencios devocionales y festejos impasibles en otros tantos, la vida expandiéndose en infinitas direcciones. Un dilatado universo, en una galaxia ínfima.


Comentarios

  1. Lamento tus brindis de compromiso; los míos, a solas con hijos y nietos, han sido salidos del corazón. Mis mejores deseos para ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No, querido Francisco, las mías son generalidades, ni siquiera he brindado, he estado en casa tranquilita y me he dormido muy pronto.
    Un abrazo y Feliz año!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares