madrigal

Si algo tiene de bueno transitar la cincuentena es (al menos en mi caso), no tener que decir lo que no quiero, ni soportar lo que no me gusta, ni ser políticamente correcta. Lo bueno, es la libertad de decir lo que me de la gana cuando se me antoje, sin preocuparme por las consecuencias. Ya soy mayor, y me he ganado, a fuerza de soportar lo insoportable, el derecho a mandar al mundo a la mierda.

Comentarios

Entradas populares