mis gorditos


El tiempo es increíble para esta época del año y la isla está más hermosa que nunca. Como la luna llena se hizo con buen tiempo, tal como dicen en mi pueblo, seguramente el buen tiempo seguirá hasta el próximo plenilunio.
A esa pareja la vengo mirando hace ya más de un año, pero son más notables fuera de la temporada estival, sus figuras destacan en la estrecha calle que baja a la playa y en medio del paseo costero. Buscan siempre el mismo sitio entre las rocas y pasan horas allí, cada sábado y domingo de las cuatro estaciones. Al principio creí que eran turistas, hasta llegué a pensar que podían estar de luna de miel, todo el tiempo van de la mano, rondarán los cuarenta y ocho o cincuenta años. Él lleva siempre la misma camiseta azul chillón y un bañador naranja, ella un vestido con flores multicolores, pero al llegar a la piedra se lo quitan todo y quedan semi desnudos. Son gordos, muy gordos y parecen ajenos a la crisis, a las tendencias, a las dietas de moda. Están inmersos uno en el otro, se concentran en el agua que les salpica los pies, se roban todo el sol del invierno, exprimiendo hasta el último rayo. Y se aman con todas sus redondeces.

Comentarios

  1. Quizá sí son turistas. Están de vacaciones en sí mismos. No necesitan más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sábados y domingos. ¿Qué harán después?

    Buen día.

    ResponderEliminar
  3. El amor se encuentra antes en las cosas sencillas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares