noches negras



Temiendo a los infiernos, así andamos
que además de los otros, los infiernos
también somos nosotros
nuestros miedos nos vuelven más temibles
más sádicos y abyectos
más débiles nos vuelven, nuestros miedos
de volvernos invisibles
Y van decrepitando con nosotros
empiezan a tornarse pestilentes
reptan y se desprenden
se escurren hacia afuera
vagan entre la noche algunas horas
devorando oscuridades
pero vuelven a entrar antes del alba
y nos empujan al sótano
sabiendo que sabemos
que el infierno está bajo la tierra
nos hacen escuchar los chillidos de las ratas
entre los huesos crujientes
putos miedos infernales.

Comentarios

  1. en cambio otros brillan tanto que se hacen invisibles.yo prefiero el miedo a la mentira, en las alcantarillas se vive conofortablemente verdadero.

    ResponderEliminar
  2. no me da tiempo a pensar en donde arderé despues

    ResponderEliminar
  3. Como dice un Proverbio chino:
    "El que teme sufrir ya sufre el temor".
    Muy buena Entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un placer conocerte, y conocer tu blog. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Esa noche debió de ser terrible. El miedo no obstante es un sentimiento muy beneficioso, sin él seríamos unos locos inconscientes. Para los grandes dolores existen ciertas drogas que nos ayudan a pasar esas horas difíciles, más tarde sin duda (a veces se tarda años) ocurrirá un desenlace, pero no desoigas las advertencias de tu interior, ellas saben mejor que nadie lo que te conviene.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hasta la noche más blanca y almibarada se vuelve tedio cuando el pánico nos atenaza, monta a horcajadas en nuestro lomo y nos fustiga a galopar en vez de ser jinetes de nuestros sueños.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. El miego es el más ignorante, el más injurioso y el más vruel de los consejeros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias amigos
    Por el calorcito de vuestros comentarios

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares